Bolsas de los ojos

El incremento de la necesidad de un cuidado facial y evitar el envejecimiento prematuro, sobre todo de la piel de la cara, ha dado lugar a numerosas discusiones sobre los diferentes signos que van apareciendo, las causas y los abordajes que se deberían llevar a cabo. Las bolsas de los ojos es uno de los signos que más preocupa a la gente, ya que ha sido tomado como uno de los signos más visibles de envejecimiento, pues se dice que vuelve la mirada cansada y sin luz; por lo anterior, se ha convertido en un tema de discusión muy grande entre diferentes especialidades médicas, sobre todo por la etiología y el abordaje que se le debe de dar dependiendo de la situación de cada paciente.

Las teorías que se han realizado para explicar las bolsas de los ojos, llamadas médicamente bolsas grasas palpebrales se han basado en observaciones clínicas y en estudios anatómicos de gran avance científico. La primera de ellas habla sobre la pérdida de la tensión del septum orbitario, el cual se vuelve laxo, permitiendo la herniación de las bolsas grasas.

bolsas de ojos

La segunda teoría explica que el globo ocular desciende con la edad, debido a que los tendones y músculos orbitales van teniendo una laxitud progresiva, perdiendo así, parte de su soporte; se ha señalado principalmente el ligamento de Lockwood, el cual pasa por debajo del globo ocular y se inserta en los huesos cigomático y lagrimal. Al descender el globo ocular se presiona la grasa orbitaria, desplazándola hacia adelante, lo que da lugar a las bolsas de los ojos. Una tercera teoría, de años más recientes, basada en estudios con resonancia magnética y en estudios forenses sobre el envejecimiento de los tejidos, en la que se explica que el volumen de la cavidad orbitaria y el volumen de la grasa orbitaria aumentan con la edad.

La cuarta teoría explica que genéticamente existe una disparidad entre la cavidad orbitaria y el volumen total de la grasa orbitaria, determinando que ésta última es mayor de la normal. Esta teoría afirma que las bolsas de los ojos tienen cierto carácter hereditario y eso hace que se presenten a adultos jóvenes.

Se han descrito también como algunas de las causas que aceleran la aparición de las bolsas de los ojos la falta de sueño, el tabaquismo, las alergias y la retención de líquidos que puede ser causada por un consumo excesivo de sal. Las bolsas de los ojos generalmente no causan ninguna incomodidad o dolor, sin embargo, si junto con ellas aparece purito o dolor, es necesario consultar a un médico especialista, quien hará una evaluación del tejido, la grasa orbitaria y la condición del glóbulo ocular y recomendará el mejor tratamiento dependiendo de las características del paciente.

De forma general, varios médicos realizan las siguientes recomendaciones: aplicar compresas frías en el área de los ojos con la ayuda de toallas faciales, dormir suficiente (entre 8 y 10 horas), dormir con la cabeza levemente levantada para evitar la acumulación de líquidos en la cabeza, evitar fumar y utilizar cosméticos probados dermatológicamente, para evitar alergia a las sustancias que pudieran contener.

*De la Cruz, L., García, T. & Berenguer, B. (2012). Etiología de las bolsas grasas palpebrales. Estudio anatómico  relacionado con el envejecimiento y actitudes terapéuticas congruentes. Cirugía Plástica Ibero – Latinoamericana. Vol. 38 (2). Recuperado de http://scielo.isciii.es/pdf/cpil/v38n2/original1.pdf

Boyd, K. (2019). Bags under the Eyes.. American Academy of Opthalmoogy. Recuperado de https://www.aao.org/eye-health/tips-prevention/bags-under-eyes

Si tienes interés por la corrección de ojeras, no dudes en contactarnos, dando clic aqui,

× Agenda tu cita ahora