Desviación de tabique nasal

La nariz es una estructura tridimensional de forma piramidal, la cual está compuesta por hueso y cartílago. Los elementos óseos externos están constituidos por huesos nasales propios, huesos frontales y las apófisis ascendentes del maxilar superior. La parte cartilaginosa está constituida por cartílagos laterales superiores e inferiores o también llamados cartílagos alares. Otra estructura importante de la nariz es el septum o tabique nasal, el cual tiene la función de darle forma y  soporte; está constituido por el hueso perpendicular del etmoides, hueso vómer y cartílago cuadrangular.

Descrita la anatomía de la nariz, podemos deducir que el septum nasal tiene gran importancia funcional y estética. La primera es porque el septum nasal junto con los cornetes nasales, ayudan a regular el paso de aire que entra. La segunda, cuando existe una desviación del tabique nasal importante, puede afectar a la estética nasal externa, teniendo una deformidad en forma de C o S (deformidad rinoseptal) o bien, se puede encontrar que este desplazado hacia a algún lado, lo cual provocará que una fosa nasal sea más grande que la otra. Por lo tanto, la definición correcta de desviación del tabique es una alteración anatómica donde se ha perdido la alineación del tabique nasal con respecto a otras estructuras.

desviación del tabique nasal

La principal consecuencia de una desviación del tabique nasal es el síndrome de obstrucción nasal. Esta desviación puede ser originada de manera congénita, traumática y neoplásica. El principal problema de la obstrucción nasal es la alteración de la calidad de vida de la persona que la padece, pues presenta, además de dificultad para respirar, problemas para dormir y en ocasiones, para realizar actividad física. Los principales síntomas son obstrucción nasal unilateral, epistaxis (sangrado nasal), dolor facial, cefalea, rinorrea, roncus nocturno, respiración oral, hiposmia (alteración del olfato), entre otros. En la exploración física, se tiene qué diagnosticar problemas conjuntos como rinitis o rinosinusitis, que pudieran estar exacerbando los síntomas.

Las complicaciones más frecuentes de una desviación del tabique son la respiración oral crónica, ojeras, sensación de cansancio y somnolencia diurna, así como alteración en el crecimiento facial, sobre todo cuando esta desviación ocurre en la infancia y no se atiende de manera oportuna. Por otro lado, signos de desviación del tabique nasal de mayor incomodidad e impacto son boca seca derivada de una respiración bucal crónica, sensación de presión o congestión nasal y alteraciones de sueño, los cuales permiten identificar si coexisten otras enfermedades.

Para realizar el diagnóstico de la desviación nasal, es necesario una valoración por un especialista, en este caso, un médico otorrinolaringólogo; quien a través de una rinoscopia anterior, fibroscopía, endoscopía rígida y en algunas ocasiones imagenología (tomografía de nariz y de senos paranasales), le permitirán identificar el tipo de desviación, localización y si existe alguna complicación. Durante la exploración física que realiza el médico en su consultorio, se realiza como  complemento la maniobra de Cottle, la cual sirve para valorar la  función valvular.

Se recomienda una cirugía de corrección (septoplastía o rinoseptoplastía) cuando la desviación coexiste con sintomatología de obstrucción nasal y sus complicaciones, así como deformidad estética externa.

*Fuente: CENETEC. (2009). Diagnóstico y tratamiento  de la desviación septal nasal.

Visita nuestra página de servicios para mayor información sobre la desviación del tabique nasa, dando clic aqui,

× Agenda tu cita ahora