Rinoplastia

La cirugía que tiene como objetivo remodelar o cambiar la forma de la nariz se llama rinoplastia, en la cual se busca mejorar la armonía facial, adaptándola a las facciones y características de cada persona; también se recurre a ella para mejora algunos problemas respiratorios, defectos de nacimiento o deformidades adquiridas. Entre las modificaciones que se pueden hacer en una rinoplastia encontramos la reducción o el aumento del tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del puente nasal, reducir las aberturas de las fosas nasales, cambiar el ángulo de la nariz y el labio superior, entre otras.

La base principal de la rinoplastia es modificar la armadura osteocartilaginosa que está debajo de la piel y los músculos de la nariz. Es necesario considerar que una operación de esta magnitud debe de ser realizada por especialista en medicina maxilofacial, otorrinolaringología, cirugía de cabeza y cuello y cirugía plástica.

La rinoplastia está indicada para personas que quieren mejorar la estética de su nariz, pacientes con problemas respiratorios de origen nasal y que esté presentando una obstrucción respiratoria. Por otro lado,  está contraindicada en pacientes que presentan alguna infección en su cuerpo,  pacientes con alteraciones de la coagulación de la sangre o en la cicatrización de los tejidos, pacientes con un sistema inmunológico débil o pacientes embarazadas.

Rinoplastía. Tu nueva nariz.

El médico hará una exploración física donde revisará los elementos anatómicos, su funcionalidad, posibles alteraciones del tabique, cornetes y válvulas; este examen ayudará a determinar la situación y las modificaciones que se deben de realizar para obtener el objetivo deseado. También se tomarán fotografías para la valoración de relieves anatómicos que se tienen que tener en cuenta en el quirófano, así como la realización de notas y guías para la operación.

Antes de una cirugía de rinoplastia será necesario realizar pruebas preoperatorias de laboratorio y ser revisadas por el médico, probablemente se le pida hacer una pruebas con el anestesiólogo. Es importante seguir las indicaciones de ayuno, medicamentos previos, hora de ingreso y otras especificaciones que puedan ser proporcionas.

La rinoplastia se puede realizarse con una técnica abierta o cerrada; esto será determinado por el médico tomando en cuenta los elementos explorados, así como la dificultad que se prevé pueda tener todas las manipulaciones que se llevarán a cabo. Generalmente, cuando una rinoplastia implica un abordaje mayor, implica la manipulación de varios componentes o poner ingresos, se opta por una cirugía abierta. Por el contrario, si la modificación no tiene mayor dificultad, puede ser llevada a cabo con una cirugía cerras.

Los cuidados preoperatorios son tomar los medicamentos previos, dormir adecuadamente, dejar el tabaco y el alcohol mínimo una semana antes a la cirugía, ayuno el día previo, entre otros. Es importante mencionar que hay que asistir con ropa cómoda y fácil de quitar y poner, ya que la zona de la nariz quedará muy sensible. Los cuidados postoperatorios incluyen reposo de 3 a 6 semanas aproximadamente, tomar los medicamentos indicados, dieta blanda, dormir con la cabeza levantada, no realizar actividad física durante 2 meses y asistir a las citas postoperatorias.

 

*Arias, G., González, J & García-Rozado, A. (). Capítulo 57. Rinoplastía.  Protocolos clínicos de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial. Recuperado de http://www.secom.org/wp-content/uploads/2014/01/cap57.pdf

Monreal, J. (2011). Rinoplastia. Madrid, España. Recuperado de https://www.drmonreal.info/wp-content/uploads/2013/02/Rinoplastia.pdf

Si estás interesado en rinoplastia en Aguascalientes, no dudes en contactarnos, dando clic aqui,

× Agenda tu cita ahora